Un salto necesario al futuro

Los avances tecnológicos de los últimos años han generado numerosos adelantos en el campo de las telecomunicaciones, investigación y, por supuesto, en el campo sanitario. Las empresas de tecnología sanitaria están trabajando de forma proactiva para lograr que esa integración de la actividad “online” en el sistema sanitario sea una realidad.

Los avances y la innovación en servicios es algo que ya ha ocupado su espacio en el entorno sanitario. Por ello, los objetivos prioritarios de las organizaciones sanitarias deberían ser, por un lado, que se cuente con mejoras evidentes en la atención a los pacientes, y por otro, que los profesionales puedan acceder a toda la información y conocimiento disponibles.

El empleo de sistemas tecnológicos eficientes de información y gestión permite aumentar la eficiencia, reducir costes y optimizar los procesos de atención del profesional al paciente. Por ello, apostar por avances tecnológicos, innovación en servicios o modelos de colaboración público-privada es una opción viable para que los pacientes puedan contar con unos procesos asistenciales de calidad, al tiempo que hacen que el sistema sanitario sea más sostenible. Si nos ceñimos a nuestra realidad hemos de reconocer que los cambios epidemiológicos y demográficos están haciendo que la esperanza de vida aumente con el paso de los años, lo que supone un envejecimiento de la población y una mayor incidencia de las enfermedades crónicas como asma, diabetes o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), entre otras. Es precisamente hacia este tipo de enfermedades, las crónicas, hacia donde se está dirigiendo gran parte de la innovación en tecnología sanitaria.

Esta situación socio-sanitaria hace necesario tener en mente nuevas opciones que permitan una asistencia de calidad pero basada en el uso de herramientas que optimicen recursos; probablemente de esa forma, logrando gestionar la “cronicidad” adecuadamente mediante estas herramientas, se colabore a tener un sistema sanitario sostenible.

La incorporación de la tecnología asociada al desarrollo de apps es uno de los avances más destacados en el entorno sanitario ya que permite interaccionar tanto al paciente como al profesional sanitario, ofreciendo una información de enorme valor añadido que permite no solo mejorar la adherencia a los tratamientos interpuestos sino aclarar dudas en base a una información objetiva y de fácil acceso.

En su conjunto las TIC, además de mejorar la calidad asistencial juegan un papel muy relevante en la seguridad del paciente y van a suponer un ahorro en el consumo de recursos sanitarios (evitando duplicidades de pruebas diagnósticas) con reducción de los errores médicos, evitando morbilidades asociadas a tratamientos no adecuados, y mejorando la asistencia mediante una medicina basada en la evidencia (MBE).

Las TIC juegan y jugarán un papel determinante en las Organizaciones Sanitarias, mejorando la calidad, eficacia y eficiencia de los servicios sanitarios, siendo herramientas de gestión estratégica claves para incrementar la accesibilidad y equidad, optimizar los procesos administrativos, mejorando la continuidad asistencial, potenciando la interoperabilidad entre los diferentes Centros y CCAA, dando soporte en la asistencia domiciliaria y gestión de crónicos, mejorando la eficiencia y la sostenibilidad de los Sistemas Sanitarios e incrementando la calidad asistencial y la seguridad de la asistencia ayudando a la toma de decisiones clínicas y de gestión.

Fernando Mugarza

Dr. Fernando Mugarza

Soy médico (doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid), Médico de Familia y algunas cosas más relacionadas con la comunicación y la empresa. Me gustan cuatro cosas en las que me vuelco, mi familia, mis amigos, un buen viaje a cualquier lugar y una buena mesa, eso sí, con tertulia incluida… ¡Ah!, me encanta escribir, la comunicación y montar en bici. Me apasiona mi tierra, Aragón, cualquier día nos vemos por Pirineos caminando por esos vericuetos cargados de historia y leyenda.